Aprende más sobre las complicaciones

Esofagitis:
La esofagitis es una inflamación que puede dañar los tejidos del esófago, el tubo muscular que lleva la comida de la boca al estómago. La esofagitis, puede producir dolor en el pecho y dificultar la deglución (tragar). Las causas de la esofagitis están producidas por la presencia de los ácidos gástricos debido al reflujo, infecciones, uso de antibióticos y alergias. El tratamiento para la esofagitis depende de la causa y la gravedad del daño a los tejidos. Si no se trata, la esofagitis puede dañar el tejido que recubre el esófago e interferir con su función normal, que es mover la comida y los líquidos de la boca al estómago. La esofagitis también puede llevar a complicaciones como cicatrización o estrechamiento del esófago, y dificultad para tragar.
Esofagitis por reflujo: Una estructura semejante a una válvula, el esfínter esofágico inferior, generalmente mantiene el contenido acídico del estómago fuera del esófago. Si esta válvula se abre cuando no debería hacerlo, o no se cierra adecuadamente, el contenido del estómago puede volver al esófago (reflujo gastroesofágico). La enfermedad por reflujo gastroesofágico es un trastorno en el cual el reflujo de ácido es un problema frecuente o continuo. Una complicación de la enfermedad por reflujo gastroesofágico es la inflamación crónica y el daño a los tejidos del esófago.


Esófago de Barrett:
En el esófago de Barrett, se reemplaza el tejido dentro del tubo que conecta la boca con el estómago (el esófago) por un tejido similar al del revestimiento intestinal. El esófago de Barrett se diagnostica con mayor frecuencia en personas con la enfermedad por reflujo gastroesofágico a largo plazo, una regurgitación crónica de ácido desde el estómago hasta el esófago inferior. Solo un pequeño porcentaje de personas con la enfermedad por reflujo gastroesofágico tiene el esófago de Barrett.
El esófago de Barrett se relaciona con un aumento en el riesgo de contraer cáncer de esófago. Aunque el riesgo sea pequeño, es importante realizarse controles periódicos en busca de células precancerosas (displasia). Si se descubre la presencia de células precancerosas, estas pueden tratarse para prevenir el cáncer de esófago.
Causas: Se desconoce la causa exacta del esófago de Barrett. Muchas personas con el esófago de Barrett tienen enfermedad por reflujo gastroesofágico de larga data.
En la enfermedad por reflujo gastroesofágico, el contenido estomacal va al esófago y daña los tejidos. A medida que el esófago intenta sanarse, las células pueden cambiar al tipo de células que se presentan en el esófago de Barrett.
No obstante, algunas personas a las que se les diagnosticó esófago de Barret nunca sufrieron ardor de estómago ni reflujo ácido, por lo que no queda claro cuál es la causa del esófago de Barrett en esas personas.


Cáncer Esofágico:
El cáncer esofágico es el cáncer que ocurre en el esófago, un tubo largo y hueco que va desde la garganta al estómago. El esófago ayuda a trasladar la comida que ingieres desde la parte posterior de la garganta hasta estómago para digerirla. El cáncer de esófago generalmente comienza en las células que recubren su interior. Puede presentarse en cualquier parte del esófago. El cáncer de esófago es más habitual en los hombres que en las mujeres. El cáncer de esófago es la sexta causa más frecuente de muertes por cáncer en todo el mundo. Las tasas de incidencia varían en las distintas ubicaciones geográficas. En algunas regiones, las tasas más elevadas de casos de cáncer de esófago se pueden atribuir al consumo de tabaco y alcohol o a ciertos hábitos nutricionales y obesidad.
Tipos de cáncer de esófago:
El cáncer de esófago se clasifica según el tipo de células que intervienen. Saber el tipo de cáncer de esófago que padeces permite determinar tus opciones de tratamiento. Los tipos de cáncer de esófago comprenden:
Adenocarcinoma. El adenocarcinoma comienza en las células de las glándulas secretoras de mucosidad del esófago. Puede presentarse, con mayor frecuencia, en la parte inferior del esófago. El adenocarcinoma es la forma más frecuente de cáncer de esófago en los Estados Unidos y afecta principalmente a los hombres blancos.
Carcinoma epidermoide. En este tipo de cáncer (también llamado «carcinoma escamoso») participan las células escamosas, que son células delgadas y planas que recubren la superficie del esófago. El carcinoma epidermoide se presenta, con mayor frecuencia, en la parte superior y media del esófago. Es el cáncer de esófago más frecuente en todo el mundo.
Otros tipos poco frecuentes. Algunas formas poco frecuentes del cáncer de esófago son el carcinoma de células pequeñas, el sarcoma, el linfoma, el melanoma y el coriocarcinoma.

References