Nuestro Credo 

 

Creemos que nuestra primera responsabilidad es para con los pacientes, los médicos y los enfermeros o enfermeras, para con las madres y los padres y para con todos aquellos que utilizan nuestros productos y servicios. Todo lo que hagamos para satisfacer sus necesidades ha de ser de alta calidad. Debemos esforzarnos constantemente por ofrecer valor, reducir nuestros costes y mantener precios razonables. Los pedidos de nuestros clientes han de servirse con rapidez y precisión. Nuestros socios comerciales han de tener la oportunidad de obtener un beneficio justo. 

Somos responsables ante los empleados que trabajan con nosotros en todo el mundo. Debemos ofrecer un entorno de trabajo integrador en el que cada persona sea considerada como individuo. Debemos respetar su diversidad y su dignidad, y reconocer sus méritos. Han de tener sensación de seguridad, realización y sentido del propósito en sus trabajos. La compensación ha de ser justa y adecuada, en un entorno laboral limpio, ordenado y seguro. Hemos de fomentar la salud y el bienestar de nuestros empleados, y ayudarles a cumplir con sus responsabilidades familiares y personales. Nuestros empleados han de sentirse libres para hacer sugerencias y formular sus quejas. Debe haber las mismas oportunidades de empleo, desarrollo y promoción para aquellos que estén cualificados. Debemos proporcionarles líderes altamente capacitados, cuyas acciones deben ser justas y éticas. 

Somos responsables ante las comunidades en las que vivimos y trabajamos y, también, ante la comunidad mundial. Debemos ayudar a mejorar la salud de las personas, ofreciéndoles mejor acceso y mejor atención en más lugares de todo el mundo. Debemos ser buenos ciudadanos, apoyar las buenas obras y la caridad, así como promover una mejor salud y una mejor educación, y pagar nuestra parte equitativa de los impuestos. Debemos mantener en buen estado los bienes que tenemos el privilegio de utilizar, protegiendo el medioambiente y los recursos naturales. 

Nuestra responsabilidad final es para con los accionistas. Nuestros negocios han de mantener un beneficio sólido. Debemos experimentar con nuevas ideas. Debemos investigar, desarrollar programas innovadores, invertir de cara al futuro y pagar por los errores. Debemos adquirir nuevos equipos, proporcionar nuevos medios y lanzar nuevos productos. Debemos crear reservas para hacer frente a tiempos adversos. Si actuamos de acuerdo a estos principios, los accionistas han de obtener una retribución justa.